Regreso y nueva vía en Gredos

Después de un montón de meses de trabajo en los cursos de guías de alta montaña, por fin el pasado viernes volví a casa, al Circo de Gredos. Me tomé un día de relax para visitar a algunos amigos y dar un paseo por el pueblo y, el sábado, huyendo de la multitud de gente que acudía al concierto de Sabina, subí a escalar un poco.

A las 7 de la mañana comencé a a caminar desde la carretera de la Plataforma en dirección a los Galayos acompañado por mi perra Pirene. A las 9 en punto llegué al refugio Victory donde me esperaba Diego para repetir algunas de las clásicas del Galayar. Nos fuimos directos a la Punta María Luisa donde escalamos el espectacular diedro de la vía “Vas que chutas”. De allí nos fuimos a la Norte del Torreón. El primer largo lo hizo Diego y con algunos problemillas llegó a la reunión desde la que me aseguró mientras otros rapelaban. Salgo de la R1, subo unos metros y supero el primer pasito, sigo subiendo, chapo un clavo, meto un allien, encuentro el garbanzo bueno y subo más el pie derecho. El siguiente clavo está lejos, a mi izquierda y los agarres a la derecha, miro al clavo, al allien y a Diego, sigo subiendo, pongo las manos en el borde de la repisa que hay sobre mi cabeza, ufff!!!, está un poco romo. Me estiro y consigo chapar el clavo, un paso más y ya estoy en la terraza a pocos metros de la cumbre del Torreón. Veo los clavos a la izquierda, me voy caminando hacia ellos, alcanzo el primero, lo toco y se mueve mucho más de lo que a mi me gustaría, meto un allien al lado y un microfisurero un metro por encima, el siguiente clavo oxidado y retorcido está un metro después. Con bastante esfuerzo consigo subir unos centímetros, miro al fisurero, al clavo, a la gran terraza que espera la llegada de mis talones y saltan las alarmas, un par de AO y ya estoy en la cima asegurando a Diego.

Después del rapel, volvemos al refugio y emprendo el camino hacia el Circo de Gredos. Junto a Pirene, entre piornos, cervunales y riscos de granito coronados por cabras monteses que nos observan impasiblemente, voy pasando por la ruinas del refugio de Los Pelados y el del Rey, llego al Morezón y echo el primer vistazo a uno de los circos glaciares más imponentes de la Península. Mantiene la misma sobriedad de siempre, sin excesos de ningún tipo, ni la fauna ni la vegetación son exuberantes pero si lo suficientemente imponentes como para sorprender a cualquier visitante. Desciendo a la Laguna Grande y llego al refugio donde me esperan un montón de amigos. Se echa de menos uno de los abrazo más grandes, el de Isra. Él ha dejado de trabajar en el refugio y en su lugar está Víctor.

El domingo me levanto tarde y paso la mitad del día releyendo la guía de Gredos de Jerónimo López y M.A. Adrados. Cuanto más la reviso, más me impresiona el trabajo que hicieron estos autores. Por la tarde salgo a escalar con Victor y como no teníamos muy claro nuestro objetivo, decidimos acercarnos a una pared de unos 100 m situada a la izquierda del sector Equalizer. En ella hay un diedro bastante llamativo y vamos a intentar subir por él. Comenzamos a escalar por un pequeño desplome de bloques fracturados que proporcionan buenos agarres, alcanzo una fisura horizontal y la sigo hacia la izquierda en dirección a la base del diedro. Supero algún paso delicado con los pies en adherencia y pequeños agarres en la fisura y alcanzo la primera reunión. Llega Victor y continúo con el segundo largo, salida en desplome con agarres buenísimos y entrada en el diedro de fisura ancha. Escalo unos metros, meto los camalot 1, 2 y 3 y echo en falta el 4 que se ha quedado en el refugio. Sigo subiendo, el último friend queda lejos pero está bien puesto, un paso más en chimenea y salgo del diedro siguiendo una fisura fácil hasta una repisa cómoda donde monto la R2. El último largo es un trámite, escalamos un pequeño diedro de 5 metros y seguimos el espoloncillo hasta un pequeño collado donde montamos la R3.

El Circo no deja de sorprendernos y en un sector que se encuentra a menos de 15 min del refugio, todavía quedan lineas como esta que, sin ser difícil, ofrece 100 metros de escalada agradable, completamente desequipada pero perfectamente protegible y con roca de calidad sin apenas líquenes o musgo cubriéndola. Se la dedicamos al amigo Mourales para que se vuelva a motivar y le veamos pronto escalando en el Circo y otras paredes.

El último día de la visita salí a escalar con otro amigo, Jorge. Fuimos al Risco Moreno donde repetimos una de las últimas vías abiertas por Joaquín, Bicicletismo alpino. Buena vía que recorre en dos largos la cara sur del risco y con un tercer largo algo musgoso alcanza los rápeles de la Alaska.

Como siempre, el Circo de Gredos no decepciona y sigue ofreciendo lugares nuevos en los que seguir disfrutando de la escalada en un ambiente realmente alpino.

Saludos a todos y nos vemos en Gredos.

936 Palabras

“ORIENTAR LA BRÚJULA”

Han pasado varios meses desde la última entrada que escribí en este blog. Como veis, por más que lo intento, no soy capaz de cumplir el compromiso de dedicarle un poco más de tiempo a contar más cosas sobre lo que voy haciendo, escalando o pensando.

Durante estos meses he tenido motivos más que suficientes para poder contar de todo, desde alguna bonita vía que he podido escalar este invierno en el Pirineo o en Gredos con diferentes amigos, hasta un viaje a Peak District para escalar en roca al más puro estilo “trad climb” inglés, o una visita “relámpago” al Circo de Gredos para evaluar a los futuros guías de alta montaña. Motivos no han faltado, lo que escasea es el tiempo y, quizás, sobren las responsabilidades. A veces, te encuentras embutido en un laberinto de obligaciones, trabajos, autoexigencias y otros condicionantes, que dificulta muchísimo ser capaz de mantener el norte en todo momento. Ha sido necesaria una visita a los Galayos y un periodo de mal tiempo para poder reflexionar y reorientar la brújula.

Cuando empecé a trabajar como guía, mi principal ilusión era completar mi formación, obtener el reconocimiento UIAGM y poder dedicarme única y exclusivamente a, como decía Rebuffat, enseñar mis montañas con el mismo cariño que un jardinero muestra sus flores. De esa forma llevaría una vida sencilla y austera disfrutando de la tranquilidad y serenidad que ofrecen las montañas. Fueron pasando todas esas etapas y, cuando estaba a punto de conseguir todos los objetivos, me ofrecieron la posibilidad de coordinar la formación de los guías de alta montaña. Como nunca he sabido dar la espalda a un reto y, aún menos si lo sentía como mi responsabilidad, decidí tirarme al barro y poner todo mi esfuerzo en tratar de mejorar la calidad de la formación. Así, trato de aportar mi pequeño grano de arena para conseguir lo que hoy se está convirtiendo en un derecho, el reconocimiento UIAGM para todos los guías de alta montaña que acaben su formación en España.

Con esos objetivos, trato de realizar mi trabajo lo mejor que sé y puedo y, gracias a la ayuda de un montón de amigos como: Jordi Corominas, Jonatan Larrañaga o Dani Ascaso, que se han implicado con fuerza en los cursos, vamos dando pasos hacia el objetivo final. Os podéis imaginar que el camino es largo, difícil y está lleno de obstáculos pero, si hay ilusión y encuentras el apoyo de buenos compañeros, todo se va superando.

Siendo sincero, si me dejase llevar por el corazón, mañana mismo volvería a Gredos, allí donde empece a caminar en las montañas, escalar en roca o hielo y esquiar. Cada vez que vuelvo, me cuesta más regresar a Benasque pero, sé que mi sitio ahora está en el Pirineo y, como muchas otras veces, a pesar de las dificultades, hay que seguir esforzándose por conseguir el objetivo de un colectivo profesional que se lo merece.

Entre tanto, no solo Gredos queda lejos, también los amigos, la familia, la gente y los lugares que más aprecias y valoras. Debo pedirles disculpas a todos ellos por no dedicarles el tiempo que se merecen pero, estoy seguro de que cuando pase esta etapa, reorientaré la brújula hacia objetivos más personales y pondré el mismo esfuerzo y energía para estar más cerca de ellos.

Un abrazo a todos.

610 Palabras

NIGERIA. SORPRESA CONSTANTE

Durante este mes de diciembre he hecho uno de los viajes más curiosos de mi vida. Viajar a África siempre es sorprendente porque no sabes muy bien como van a funcionar las cosas, qué te vas a encontrar, cómo te van a recibir,… pero, en este sentido, Nigeria se lleva la palma.

La primera sorpresa llegó antes de viajar. Para mi fue bastante inesperado que el Ministerio de Turismo y Cultura de Nigeria, a través de una persona en España, se pusiese en contacto conmigo para intentar organizar alguna actividad para promover la escalada en su país. A partir de este momento todo fueron dudas: la inseguridad de algunas zonas en Nigeria, necesidad de vacunas, falta de información sobre el sitio al que iríamos, etc. Finalmente, todas estas dudas se fueron desvelando a base de ir atando cabos e intentar tener casi todo previsto.

Por fin, y después de unas cuantas vacunas, nos decidimos a viajar.  Salimos de Madrid el domingo 5 de milagro por el lío de los controladores. Nos acompaña Tunde, un nigeriano que vive en Londrés y que ha sido la persona de enlace entre el ministerio y nosotros. Al llegar, nos espera un microbus con dos militares que, desde ese momento, nos acompañan a todas partes.

Segunda sorpresa: nos llevan al pueblo en el que están las paredes, no podemos dejar de mirar a uno y otro lado cuando vemos la cantidad de roca ‘virgen’ que hay en la zona. Placas de granito compacto de unos 300 m de altura y una extensión casi infinita. Pasamos el primer día conociendo a políticos y autoridades locales que nos llevan de un sitio para otro enseñándonos sus montañas a 30º de temperatura y con una humedad insoportable. Somos los únicos blancos en la zona y la gente nos mira constantemente como extrañándose de nuestra presencia pero, a la vez, nos tratan como si fuésemos estrellas de cine y no paran de halagarnos. Finalmente, planificamos los siguientes días y decidimos equipar una vía que se llamará “Mother mine” en la pared situada sobre el patio del colegio del pueblo. Esta vía servirá para hacer alguna demostración que grabarán los medios de comunicación y para que los niños del pueblo puedan probar la escalada.

Tercera sorpresa: después de pasar el día entero escalando con los chicos del pueblo, nos llevan a participar en el MARE festival. No os podéis imaginar la situación, tres alpinistas blancos -más bien paliduchos- y con bastante menos aspecto de deportistas que muchas de las personas del público. Rodeados de políticos y gente adinerada de más de 100 kgs. de peso y todos de color. Sentados en una especie de jaima enorme, habilitada como zona VIP, y custodiados por azafatas de ébano y militares de hierro. De repente, escuchamos nuestros nombres por megafonía y, después de los grupos de música tradicional formados por espectaculares bailarines/as, nos toca salir al escenario. Allí estamos, tres escaladores blanquitos, más bien delgados, rodeados de musculosos bailarines y el público gritando como si hubiese salido Beckham. Miramos a nuestro alrededor porque nos sabemos muy bien si los gritos van dirigidos a nosotros, si son de halago o de odio…Aliviados y extrañados, nos damos cuenta de que todos son elogios. Saludamos a la gente, que no para de llamarnos por nuestros nombres con acento nigeriano algo intimidante, como si fuésemos actores o futbolistas. Al escribir esto, no puedo evitar volver a reirme al recordar nuestras caras de estupefacción, no sabíamos muy bien qué decir o qué hacer, al final, salimos del paso diciendo unas palabritas por el micrófono, da igual cuales, iban a gritarnos de todas formas y no entendemos nada. En cualquier caso, parece que les gustó, porque al bajar del escenario siguió la locura pidiéndonos autógrafos, fotos, etc.

Después de estos curiosos días de baños de multitudes y, como fiesta de fin de viaje, nos llevan al chalet de uno de los políticos de la región. Fue increíble!!. He visto chabolas mejor terminadas en algunos poblados pero, no acabo allí la cosa, nos invitan a comer pescado. Los peces son realmente frescos, están recién rescatados de una especie de piscifactoría que, más bien, son charcos llenos de cieno en los que se ve a los peces gato moverse rápidamente como si fuesen serpientes, todo un manjar. Ah! y no puedo olvidar la parrilla en la que se cocinó este suculento pescado, primero estaba tirada en el barro pero, no pasa nada, llega el equipo de limpieza, unas cabras que andaban alrededor de la casa y que se dedican a chuparla hasta que la dejan impoluta. Para nuestra sorpresa, el pescado no está tan malo, solo ligeramente carbonizado, eso sí, como buenos huéspedes nos lo comemos sin rechistar y algunos incluso repiten.

Después del festín, emprendemos nuestro viaje de regreso. Llegamos al aeropuerto, un policía me pide algo y, como no le entiendo, le doy la mano. Menos mal que se lo tomó con humor porque con el resto de la gente mostraba una actitud bastante menos amistosa. Por fin, nos despedimos de Tunde, montamos en el avión y de vuelta a casa tras unos días inolvidables en el África negra de verdad.

A pesar de todas las bromas, las experiencia fue inolvidable. Intentaremos volver para escalar un poco más y agradecerles a todos nuestros nuevos amigos los esfuerzos que hicieron porque nos sintiésemos como en casa.

Saludos a todos y feliz 2011.

965 Palabras

RESUMEN ULTIMOS MESES EN LA EMB

Después de la “bronca” de Nando por los meses que llevo sin escribir en el blog, no me queda más remedio que sentarme delante del ordenador y ponerme manos a la obra.

Estos últimos meses han sido realmente intensos. Con las programaciones de las asignaturas y los cursos de guías de montaña apenas he tenido tiempo para otras cosas. El trabajo en la Escuela de Montaña de Benasque (EMB) es realmente intenso, durante las clases no me queda tiempo para ninguna otra cosa ya que empezamos a las 8 de la mañana y solemos terminar más tarde de las 19 h. Cuando no hay clases, el trabajo de preparación de los siguientes módulos es prácticamente igual de intenso; reuniones, pruebas, programas, profesores, etc. A pesar de todo esto, he podido escaparme y disfrutar de la gran variedad de zonas de escalada aragonesas. He podido visitar Montrebei, Cienfuens, Rodellar, Vadiello, Arguís, Alquezar, tanto zonas de deportiva como paredes realmente interesantes.

Además, he tenido oportunidad de viajar durante una semana a Colorado (USA) para participar en una reunión de la UIAGM y compartir opiniones, con guías de otros países, sobre diferentes técnicas relacionadas con la escalada y la organización de los cursos de formación de guías.

En las próximas semanas, si todo va bien, abandonaré durante unos días mi trabajo en la escuela para viajar a Nigeria. El Ministerio de Turismo y Cultura de ese país me ha contratado, junto con otros dos compañeros, para participar en un festival de montaña y escalada. Cuando me lo propusieron, lo primero que me pregunté es dónde podríamos escalar en Nigeria pero, indagando en internet, parece ser que hay paredes de granito de hasta 800 m de altura. La cosa pinta bien, prometo contaros más detalles en cuanto regrese a mediados de diciembre….

Saludos a todos desde Benasque.

327 Palabras

SORPRESA MEDITADA

La vida no para de sorprenderme. Primera, porque después de publicar cada entrada de este blog, puedo comprobar como hay un montón de amigos como Raúl, Nando, Bruno, Maijo y muchos otros que las leen y a los que agradezco infinitamente sus palabras de ánimo. DSC05033-bajaSegunda, hace unas semanas acabé mi trabajo en los Alpes huyendo del mal tiempo que ya nos había regalado más de 40 cm de nieve en el macizo del Mont Blanc y regresé a España con intención de seguir trabajando y aprovechar para escalar en el Pirineo. Mientras tanto voy recibiendo unas misteriosas llamadas de un responsable de la Escuela de Montaña de Benasque (EMB). Tercera, para seguir sorprendiéndome a mi mismo, !me apetece pasar unos días en la playa! con mi familia.

Llego a Valencia y, después de la primera bofetada de calor al bajarme de la furgoneta, me pongo un bañador con unos 10 años de solera y me voy a la playa. DSC05189-bajaCuarta sorpresa, cuando era un niño pasaba horas y horas jugando con las olas del mar, ahora me doy un baño bastante breve, salgo, me seco y me dispongo a exprimir todos los juegos del repertorio playero familiar. El frisbi o platillo volador me dura unos 20 minutos, ya lo he tirado en todas las posiciones posibles y paso al anillo volador. Ante la fragilidad del aparato me veo obligado a devolverlo antes de cargármelo. Paso al boomerang asesino, tardo unos 30 minutos en conseguir que empiece a hacerme caso y regrese a mi cuando lo lanzo pero, en una de esas, toma vida propia y decide pasar muy cerca de la cabeza de mi abuelo que ni se entera y sigue en los brazos de morfeo gracias a los efectos de la valeriana. Por último cojo la cometa, mi tío, su propietario, se asusta y me advierte de que no es fácil. Me dura unas horas, consigo hacer ochos para un lado y para otro, soltar y recoger cuerda mientras sobrevuela las cabezas de los andarines playeros y, por último, sesión familiar de fotos y a por la obligada paella.

Quinta sorpresa, la más gorda, durante esta semana de vacaciones familiares decido aceptar la propuesta laboral de ese misterioso dirigente de la EMB. Esto significa que desde el día 6 de septiembre paso a ser el jefe de estudios de la EMB y me encargaré de impartir clases y coordinar los cursos de guías de alta montaña en Benasque. Esto supone aplazar, que no olvidar, un montón de proyectos en Gredos. DSC05293 - copiaDecido irme una semana al Circo de Gredos para despedirme de un montón de amigos y de otro montón de montañas, paredes, crestas, cabras, salamandras y diversas especies endémicas de esa Sierra como “el escalador de corazón alpino” este último en peligro grave de extinción. Durante esta semana tengo la oportunidad de comprobar la calidad de las nuevas aperturas realizadas este verano y, de paso, aprovecho para abrir “el diedro del Roco” y “la fisura del Isra”. Ambas dedicadas a dos de esos incondicionales amigos que siempre me esperan para regalarme un abrazo y una sonrisa sinceras. Esa es una de las razones que siempre harán que regrese a este entrañable lugar. Junto a las montañas en las que aprendí lo poco que sé sobre los deportes de montaña, siempre encontraré a mi segunda familia, amigos como Isra que tiene el corazón tan grande como su espalda, o como Oscar que sin abrir la boca es capaz de decírtelo todo, o Álvaro que siempre te espera con la mejor cena, Jorge que siempre hace su locura personal de levantarse a las 10 h para hacer un porteo con los caballos bajo el sol abrasador de julio y después te convence para ir a escalar, o todos los amigos del restaurante la Galana junto a los que tan buenas tardes, noches y madrugadas he pasado y por último Carlos, Carmen y el Ángel de la guarda que últimamente les acompaña a escalar. DSC05282-bajaCon ellos he compartido algunos de los mejores momentos y, sobre todo, me han apoyado en los peores. Como en cualquier familia, hay momentos mejores y peores pero cuando de verdad los necesitas sabes que estarán apoyándote.

A todos ellos y, a muchos otr@s de los que no he hablado, gracias por vuestra amistad y nos vemos en Gredos!!!!

757 Palabras

REFLEXIONES DESDE EL REFUGIO MONZINO

Como en otras ocasiones, debo empezar a escribir pidiendo disculpas por faltar a mi cita con este blog y es que cada vez son màs los amigos que leen lo que escribo y que de vez en cuando me llaman o me escriben para recordarme mi compromiso. A todos ellos les quiero agradecer esas palabras de ànimo, de agradecimiento y de carino ya que, en los momentos dificiles, son las que me animan a seguir adelante.

Este verano està siendo el primero que paso trabajando en los Alpes y disfrutando de las ventajas de estar en posesiòn de la acreditaciòn UIAGM. Es un placer ir a los telefèricos, los refugios, cruzarte con companeros de otras nacionalidades y disfrutar del trato amable y cordial de los que antes solian poner obstàculos a mi labor profesional. Al margen de estos temas profesionales que estamos consiguiendo normalizar gracias a las gestiones de la AEGM, este està siendo un verano dificil por otros motivos.

Estar fuera de casa tanto tiempo siempre es complicado y màs si a eso le sumas la tensiòn de las actividades que un guia de alta montana hace casi a dario en los Alpes, màs el estres que generan los constantes cambios de planes y la reorganizaciòn casi constante de nuevas actividades para conseguir que los clientes disfruten de su estancia en las montanas alpinas. Estos, en definitiva, son los inconvenientes que cada temporada tenemos que superar para sacar adelante nuestro trabajo pero, en la segunda semana de este mes de julio, recibi la noticia del accidente de Dani Crespo. Habia desaparecido en el Chacrarraju, en Perù. Dani y yo no nos conociamos desde hace mucho tiempo, quiza un par de anos, se puede decir que hemos sido companeros de escalada pero tampoco eramos grandes amigos. A pesar de ello, Dani era una persona tan vital que al desaparecer, igual que otros amigos, deja un vacio demasiado grande para pasar desapercibido. Siempre he envidiado a la gente como Dani o como Chule que son capaces de reirse en cualquier situaciòn por dura e incòmoda que sea y dejar en segundo plano esos problemas para seguir disfrutando de todas las cosas buenas que te ofrece la vida. Personas asi no deberian dejarnos nunca ya que hacen que todos los que estamos a su alrededor nos sintamos un poco màs alegres. Aùn asi, llegan los momentos duros y amigos como estos nos dejan. Es entonces, cuando llega el jarro de agua fria, cuando me paro a pensar en las cosas que realmente merecen la pena y me pregunto si merece la pena vivir sensaciones fuertes, al limite de tus posibilidades fisicas y mentales a costa de poder perder todo lo que quieres…y, sobre todo, a todos los que quieres.

Merece la pena, vivir ese tipo de vida si no puedes compartirlo con las personas que realmente te quieren?

Esas sensaciones que tenemos cuando escalamos son lo que realmente buscamos, o perseguimos alimentar un ego insaciable que nos lleva a poner en peligro nuestra vida?

No lo sè, supongo que cada uno debemos buscar la respuesta a estas preguntas dentro de nosotros mismos pero està claro que, al menos, debemos pensar en ello simplemente por respeto a los que nos quieren. En mi caso, hace tiempo que tengo claro que solo disfruto de verdad cuando escalo con las personas a las que quiero, con buenos amigos que te hacen reir, con los que compartes los buenos y  los malos momentos, la responsabilidad, el compromiso y todo lo que conlleva una escalada y es que, como dice el protagonista de “Hacia rutas salvajes”, “la felicidad no es real si no es compartida”.

Saludos a todos y hasta pronto.

P.D.-pedonad las faltas de ortografia pero estos italianos tienen un teclado rarisimo.

642 Palabras

CAMINANTE NO HAY CAMINO, SE HACE CAMINO AL ANDAR

UIAGM-pequeLa pasada semana 18 guías de alta montaña españoles hemos dado un paso más en el camino hacia la regulación definitiva de nuestra profesión en España. Un selecto grupo de guías españoles entre los que se encontraban Óscar Morales, Jordi Corominas, Óscar Gogorza, Sergi Gasa, Xavi Llongueras y Jonatan Larrañaga entre otros, se enfrentaron a la enésima prueba para conseguir el reconocimiento internacional que otorga la UIAGM. Todos habíamos acabado nuestra formación hace años, pero aún no teníamos la credencial que nos permite trabajar en igualdad de condiciones en otros países.

El lunes 10 de mayo, a las seis de la tarde, tenía lugar la reunión de presentación y preparación del reciclaje en la Escuela de Montaña de Benasque. Como 20 gladiadores antes de salir a la arena del circo, todos estábamos expectantes ante la actitud de nuestros evaluadores y las características de las pruebas. En el grupo de evaluados había compañeros que superaban los 50 años de edad, otros menores de 30, algunos con más de 20 años de experiencia profesional, muchos dentro de la élite del alpinismo nacional y todos con una misma ilusión: conseguir el sello de calidad UIAGM. En el grupo de evaluadores, guías suizos, italianos y franceses de reconocido prestigio, miembros de la UIAGM. La mayoría de los guías españoles que formaban parte del grupo llevan muchos años trabajando fuera de nuestras fronteras sin esa acreditación internacional y, sin embargo, para todos, conseguirla era una cuestión moral de vital importancia. Son muchos los años de esfuerzos económicos, laborales, personales y familiares que cada uno de estos guías llevan a sus espaldas para conseguir este reconocimiento. Son muchas las huellas abiertas, expediciones lideradas, escaladas realizadas, cumbres alcanzadas, y sensaciones y emociones detrás de todas esas experiencias. Por todo ello, nos merecíamos, al menos, el derecho a demostrar que nuestro nivel profesional es tan alto como el de cualquier otro compañero del arco alpino.

La noche del 10 al 11 de mayo, los 20 gladiadores pusieron a punto todas sus armas para un combate que comenzaba a las cuatro de la mañana. Bastones y esquís en lugar de lanzas; cuerdas y material de escalada a cambio de espadas; Todos lucíamos las mejores galas para enfrentarnos a nuestro destino y todos teníamos la decisión, la ilusión y la motivación necesarias para afrontar el reto. Poco a poco pasaban las horas: foquear, escalar, esquiar, rapelar y demostrar, ante todo, que somos capaces de tomar las decisiones correctas con seguridad y serenidad, a pesar del riesgo que entraña nuestro trabajo y de tener en nuestras manos las vidas de otras personas.

Gracias a la profesionalidad de todos los implicados el ambiente acabó siendo cada vez más agradable, incluso en algunos momentos teníamos la sensación de asistir a un reciclaje más que a una evaluación de nuestro nivel técnico.

 Finalmente, el viernes por la mañana, después de suspender la actividad prevista debido a la lluvia, los evaluadores se reunieron con los guías para comunicarles el resultado de las pruebas. Dos gladiadores cayeron en la arena y el resto salieron victoriosos del combate. Todos, sin excepción, salimos emocionados de la entrevista, por fin la lucha había terminado, después de muchos años lo habíamos conseguido. Las llamadas a familiares y amigos se sucedían sin pausa, algunos necesitamos unos minutos de soledad para pensar en ello y asimilarlo, otros disfrutaban compartiendo esa satisfacción con el resto de compañeros. La sensación era similar a la que se siente cuando alcanzas una cumbre que has perseguido durante muchos años. Ha costado mucho esfuerzo pero ha merecido la pena. Ahora, la huella está abierta:

 œCaminante, son tus huellas

el camino y nada más;

Caminante, no hay camino,

se hace camino al andar.

 Al andar se hace el camino,

y al volver la vista atrás

se ve la senda que nunca

se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino

sino estelas en la mar.

(ANTONIO MACHADO)

Enhorabuena a todos los compañeros y ánimo para seguir luchando con la misma fuerza por conseguir la regulación profesional definitiva de uno de los trabajos más humanos, románticos, y gratificantes que existen.

749 Palabras

EL TIEMPO PONE LAS COSAS EN SU SITIO

Después de varios años en los que los  “cazadores de hielo” de la zona centro de la Península no gozaban de buenas y frías temporadas, este año, las bunas condiciones meteorológicas han hecho que Gredos se vuelva a poner a la cabeza de las zonas de escalada ibéricas.

DSC04653-bajaEste año el Circo de Gredos (y alrededores) se ha vuelto a cubrir literalemente de hielo y nuestra imáginación se ha saturado diseñando mentalemente nuevas rutas a las que encaramarnos con nuestros piolets y crampones. Creo que ahora sí, a nadie le quedará duda de que esta entrañable zona del Sistema Central está a la altura de cualquier otro lugar del Pirineo o Picos de Europa en lo que respecta a la escalada invernal.

En Gredos nos hacia falta un año como este para demostrar que las posibilidades son casi infinitas. Échabamos en falta nuevas aperturas y vías de un corte más moderno y este año se han abierto unas 10 vías nuevas con otra mentalidad completamente distinta a la de nuestros predecesores. Ya no buscabamos esos grandes muros blancos, ahora el objetivo estaba en esas delgadas lineas heladas entrecortadas por DSCN3687-bajala roca situadas en las zonas más verticales o desplomadas de cualquier pared. De este modo, abrimos dos nuevas vías en la norte del Casquerazo: Corazón alpino y los Agrianos. Esta última recorre el espolón noroeste de la pared y puede ser una de las vías más dificiles y mantenidas de mixto alpino del Sistema Central.

También se echaba en falta un sector con vías de mixto de más dificultad, este año hemos explotado el sector Psicosis; L.S.D. sigue sin encadenar, equipamos y encadenamos Ice Predator (M7+) y otro proyecto situado justo a la izquierda de Psicosis y que aún espera su primer encadenamiento.

DSC04665-bajaDurante años perseguimos las vías de más compromiso y dificultad del muro central del Cuchillar de las Navajas (Aurora Boreal, Elegía, Welcome, etc.) y este año volvieron a cubrirse de hielo y vieron como varias cordadas atacaban sus muros helados, unas con éxito y otras con algún pequeño susto sin consecuencias graves. Y, por si esto fuese poco, decidimos cruzar nuestras “fronteras” salir más allá de los Cuchillares y descubrimos el paraiso helado de la cara norte del Risco del Gutre. Vías de corte clásico, completamente cubiertas de hielo de gran calidad, verticales, mantenidas y aún sin abrir, el único inconveniente era las 4h. aprox. de “pateo” desde el aparcamiento a pie de vía ó 2 desde el refugio. La recompensa fue una nueva apertura en un sitio salvaje, alejado de todo, que Carlos Gallego quiso llamar “AMANECER” ya que estamos seguros de que será el comienzo de un nuevo sector de escalada en hielo que dará mucho que hablar.

Croquis ND-GutreLa guinda del pastel fue poder escalar Gredos Circus junto a Dani Crespo, Borja Ayed y Javi Costa pero a pesar lo fotogénica que es la vía, no supuso más que eso, el último bocado de un gran pastel que este invierno he podido disfrutar junto con un montón de amigos. Quizás por mi forma de ser y por la visión que tengo del alpinismo, las vías que mejor recuedo y sabor de boca me dejaron han sido:

– Alta tensión+Elegía por compartirla con buenos amigos después de años esperándola.

– Jabalí- un regalo para un amigo que a veces me contrata como guía para enseñarme cuales son los caminos que debo seguir.

-Corazón alpino- la consecución de un sueño, apertura en la norte del Casquerazo con un gran amigo y quizás el mejor compañero.

-Aurora Boreal, no defraudó, es tan bonita, expuesta y comprometida como me habían contado.

-Los Agrianos, la linea mágica, recorre un espolón vertical por una sucesión de ínfimas goulottes.

-Amanecer (cara norte del risco del Gutre), alpinismo en estado puro en la puerta de casa. Aproximación larga, sitio salvaje, escalada dificil y comprometida, nueva apertura…que más se puede pedir.

Por último quiero dar las gracias a los amigos que me han ayudado a disfrutar de esta temporada y estas vías y a los que me han apoyado siempre incluso en los malos momentos.

Por otro lado, a los que no creyeron en mí cuando era sólo un chaval que empujado por la juventud trataba de abrirse hueco en un mundo tan competitivo como este del alpinismo, a los que años después cuando escribí la guía de Gredos sólo ponían trabas a ese trabajo, también les doy las gracias porque sus obstaculos hicieron que mi voluntad creciese lo suficiente para superarlos y aprender de ellos.

HASTA SIEMPRE A TODOS.

P.D.- los demás croquis de las vías están a vuestra disposición cuando queráis, mandadme un mail y os los paso.

858 Palabras

AURORA BOREAL, UN SUEÑO CUMPLIDO

Las últimas semanas han sido intensas y apenas he tenido tiempo de hacer nada que no sea visitar el Circo de Gredos una y otra vez para trabajar y escalar todo lo que he podido. He tenido la suerte de repetir vías míticas que llevaban unos ocho años sin repetirse como la Norte directa del Casquerazo junto a Carlos y Carmen y he abierto otras en esta pared como; Corazón alpino, M5+, junto a Oscar Morales. Sin embargo, había una linea que desde hace años ocupaba un lugar privilegiado en mis sueños. Todos los escaladores más experiemntados y reputados de la zona centro me hablaban de Aurora Boreal como una de las mejores vías que habían escalado. Cuando la describían todos coincidian en destacar la calidad de sus largos y, sobre todo, su alto grado de exposición y compromiso.

DSC04624-bajaEl fin de semana pasado, como siempre, el Circo no ha dejado de sorprendernos, el viernes aludes inmensos que levantaron la cubierta helada de la laguna, el sábado lluvía y viento huracanado, el domingo frío y nieve durísima…Durante estos días estuve en el refugio fijándome en la evolución de las vías y comencé la ronda de llamadas para convencer a algún amigo de que subiese hasta el refugio para escalar conmigo. Sepu subió el domingo y el lunes me convenció para ir al Cerro de los Huertos y abrir un par de nuevas vías. El martes fue el día elegido para Aurora. El despertador sonó a las 6 de la mañana en la zona libre del refugio, desayuno abundante y comenzamos la aproximación al Cuchillar. Llegamos a la Hoya Antón, algunas cascadas como Chachi falls están casi cubiertas de nieve, elegimos la opción más rápida; subir por el “Cristal de Sevres” hasta la base del muro central de la parte superior del Cuchillar de las Navajas. Como siempre que llego a este lugar la verticalidad de esa pared me impresiona y comienzan las dudas: ¿estará DSC04628-bajaformada esa vía?, ¿aquella placa tendrá suficiente hielo?, ¿ese diedro tendrá fisuras?. Mientras observamos las continuas purgas que el viento hace caer por “Aurora Boreal” decidimos acercarnos a la base de esta vía. Comienza la batalla, salgo de la reunión con todo el material en el arnés, no sé muy bien para que llevo tantos friends si apenas se ven fisuras. Supero un pequeño resalte, meto un par de tornillos que perforan el hielo con la simple presión de mi mano, les coloco unas cintas disipadoras que, principalmente, disipan el miedo de mi cabeza. Comienzo la travesía hacía la derecha, el hielo aguanta pero es fino, me pongo en la base del muro vertical y meto el alien azul y el verde. Subo unos metros más, busco más fisuras pero no las encuentro, el hielo es fino y acuoso, los tornillos no dan mucha confianza, a pesar de ello, coloco uno corto en una pequeña “coliflor” de hielo. Sigo subiendo, el hielo es más fino y el tornillo cada vez está más lejos -será mejor no caerse porque no creo que ese seguro aguantase- gano unos centimetros y pincho en la parte superior de los pequeños colmillos que cuelgan de la roca. Las coladas no paran de caer y constantemente me atrapa una nube de nieve polvo, recoloco los pies pinchando con suavidad en unas pequeñas estalactitas, subo un poco más y supero el tramo más vertical. Intento meter otro tornillo y no lo consigo, sigo escalando, lo intento de nuevo sin lograrlo, el hielo empieza a ser más abundante y eso me da confianza para continuar. La pendiente pierde inclinación, monto la reunión y aseguro a Sepu. Ambos descansamos y bebemos un poco de té caliente. Mi DSC04633-bajacompañero empieza el segundo largo que también tiene el hielo escaso. El viento no deja de enviarnos  nieve que se mete por todas partes e impide que podamos ver los siguientes metros de la escalada. Poco a poco Sepu va ganando metros hasta que se acaba la cuerda, rápidamente desmonto la reunión y empiezo a subir a medida que noto como mi compañero avanza. Llego a la zona más vertical y me doy cuenta de que Sepu se ha parado, menos mal porque si tengo que escalar ese muro en ensamble…. Cavo una pequeña repisa y espero a que las cuerdas se tensen. Pasan pocos minutos pero parecen horas, por fin Sepu ha montado la reunión y las cuerdas se tensan, sigo escalando, los primeros metros son dificiles, los supero y encaro los últimos resaltes de hielo. Un poco más arriba está mi compañero, llego a la reunión y sin perder un segundo continúo escalando hasta llegar a la cresta del Cuchillar evitando las enormes cornisas. Aseguro a Sepu que rápidamente llega hasta donde me encuentro. El sueño se ha cumplido, después de varios años esperando y observando esta vía, la he podido escalar. No me ha defraudado es tan bonita, espectacular y comprometida como me habían contado. Comenzamos el descenso, todavía necesitamos usar la cuerda en varias ocasiones y, para que no falta de nada, vemos romperse una placa de viento que desencadena un alud muy cerca del refugio.

Comimos algo, recogimos nuestro material y, acompañados de mi perra (Pirene), regresamos a Hoyos del Espino para celebrarlo.

940 Palabras

MÁS HIELO EN GREDOS

Hola de nuevo a todos, la verdad es que el trabajo y sobre todo las buenas condiciones en Gredos no me están dejando mucho tiempo libre para escribir. Cada año el Circo de Gredos nos sorprende de nuevo y cuando Nando-Camarónpensabamos que había vías que nunca volverían a formarse, estas vuelven a aparecer como por arte de magía o, más bien, por arte de ese mago blanco que es el invierno. En las últimas semanas, además de Elegía, hemos podido disfrutar escalando vías que estaban casi olvidadas como Camarón, Equalizer, la cascada de los Enamorados ó la Escalera de Servicio. En la última semana se han visto más cordadas en el Circo que en los tres últimos inviernos y lo más sorprendente es que la mayoría de ellas no iban a la archirrepetida clásica de la norte del Almanzor. Todas ellas se repartían entre las cascadas clásicas cercanas a la Hoya Antón, las vías del Casquerazo, el Cuchillar de las Navajas o las Hoyuelas. Algunas se han atrevido a descubrir esas joyas del mixto clásico que podemos encontrar en esas paredes Croquis Alma inmortaly otros -como dice el amigo Carlos Gallego, los de corazón alpino- se han decidido a repetir vías lejanas en cumbres emblemáticas como la vía Pa´belnos matao de La Galana. El Circo vuelve a ser ese gran tesoro repleto de joyas heladas esperando a esos piratas que vengan en su busca. Prueba de ello son las últimas aperturas realizadas en el Cuchillar de las Navajas y en el Casquerazo, dos lineas preciosas que merece la pena repetir; Jabalí y Alma inmortal esta última dedicada a todos los amigos mallorquines que colaboraron en su apertura.

 

Hasta pronto.

301 Palabras